palabras nunca dichas

                   

                    No sabía decirlas, no podía;
                    porque jamás las pronunciara antes,
                    juntas así.
                    La angustia la mataba,
                    imposible aguantar aquel anhelo
                    que era dolor cruel
                    de tan agudo.
                    Y las palabras nunca dichas
                    fueran el único remedio
                    en aquel trance
                    que alteraba su cuerpo:
                    de la piel, hasta lo más profundo.
                    Con voz rota ella pide:
                    ¡oh tú, por caridad ayúdame
                    a decirte que… Palabras.  

                    Juan Agustin Goytisolo
                    Barcelona, 1928 – 1999 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: