hubo un tiempo

 
Hubo un tiempo en el que el amor
era un intruso temido y anhelado.
Un roce furtivo, premeditado,
reelaborado durante insoportables desvelos.
Una confesión perturbada y audaz,
corregida mil veces, que jamás llegaría a su destino.
Una incesante y tiránica inquietud.
Un galopar repentino del corazón ingobernable.
Un continuo batallar
contra la despiadada infalibilidad de los espejos.
Una íntima dificultad
para distinguir la congoja del júbilo.
Era un tiempo adolescente e impreciso,
el tiempo del amor sin nombre,
hasta casi sin rostro, que merodeaba,
como un beso prometido,
por el punto más umbrío de la escalera.
Ana Rosetti
Cádiz -1950
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: