su profecía

 
No supe descifrar su profecía,
ese susurro de aguas estancadas
que destilan a veces los crepúsculos,
ni logré comprender el torbellino
de plumas grises con que me aspiraba
desde un claro de ayer hasta un vago anfiteatro
iluminado por lluvias y por lunas,
allá, entre los ventisqueros
del irreconocible porvenir;
aquí, donde ahora se instala,
maciza como el demonio del advenimiento,
en su sitial de honor en medio
de la asamblea de otras horas,
pálidas, transparentes,
y me dice que mis bosques
son luces extinguidas y aves embalsamadas,
que mi amor era erróneo, como un espejo
que se contempla en otro espejo,
que mi fiesta es un cielo replegado
en el sudario de mis muertos.
Y se queda esta vez,
sin bajar la cabeza.
 
Olga Orozco 
La Pampa, Argentina 1920
 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: