la sombra de los otros

 
Todos rostros de una calle ignorada,
donde hiela la risa de tango
su profecía.

Qué mentira labrada en el pecho de piedra,
mi esquina llora sin rastro
en esta escarcha seca.

Deseada con el recuerdo de los pasos
me canso detrás de la ventana
de que el viento no llueva
rojo y resonante,
del terror y el espanto,
de nombrarte.

Me carcome la sombra de los otros:
helada por la soledad de mi estirpe
pierdo el rastro y el rostro;
el aire me abandona y se me vuelve
ladrillo por las venas.

En el exilio de tus intentos
habito todos los desiertos
de la espera.

Para que vuelvas a decir
la memoria.

Alicia Salinas
Rosario – 1976
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: