una vez por semana

Una vez por semana visitaba a la mujer.
Para exaltarse, lo decía conmovido.
Ella lo creía, y lo recibía con pastel de chocolate,
licor de peras y frutas recogidas en la huerta.
Los vecinos comentaban aquellos extraños encuentros,
pero ella lo quería cada vez más.
Él, adivinando su vida fácil,
le pedía disculpas con los ojos, como diciendo,
de qué otro modo debo amarte.
Comía el pastel y rehusaba lo demás.
Aunque la mujer insistiera.
Es por ceremonia, pensaba ella
escondiéndose en su sombra.

Nélida Piñón

Brasil -1937

 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: