requiem

Quién puede ignorar
su lucha
Y quién podría negar
su fuerza.

Quién no admiró su Espíritu;
su incisiva, alocada,
tremendamente divertida!
forma de Ser.

Si perfecto es nacer
asi de perfecto y sagrado
es el momento de su muerte.
Grande, como fue grande
su vida.

Quién osaría entonces
decir: qué lástima
o llorar por ella?

Lloremos por nosotros
hermanos,
porque ya no tendremos más
su Luz.
(para vos Tula )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: