Archivo de la categoría: Poetisas de Africa

yo soy mil, yo soy una

 
Llevamos el recuerdo de una ribera antigua.
La antorcha del tiempo se consume.
El ser refugiado en el ser busca su sombra
lenguaje perfecto del silencio.

Yo me empeño en hacer revivir
el pasado entre mi ojo izquierdo.
El ojo derecho que el sol ilumina
se inventa un futuro incierto.
Yo no concibo la tierra sin el cielo,
la luz sin el sacrificio de las tinieblas.
el agua sin la sed de las piedras.
El poema sin el ser, el lugar sin la búsqueda
Soy el absoluto del círculo y su tensión.
La noche y la iluminación, la sombra
y el umbral, el fuego y el símbolo del fuego
Yo soy mil, yo soy una.
Yo comienzo y me recomienzo
entre el infinito de las metamorfosis.
Entre el calendario inagotable del tiempo
yo accedo a tu séptimo día.

Amina Säid 
Túnez – 1953
 
 
Anuncios

regresarás

 
Regresarás por el viejo sendero
Sin aviso.
Será como ayer, al atardecer:
remoto, repentino, el silbido.
Y en el camino, un sollozo de fiesta
esparcido.
La luz será húmeda
la lluvia íntima
sobre la marca de tus pies.
Dedo a dedo, hoja a hoja
tocarás los olores
los sortilegios del solar:
el limonar enano de la abuela
el decrépito izaquenteiro
el ocá, tan sombreado,
el kimi retorcido
Y a la entrada, en el barro grabado
el fantasma del chivo blanco.
El escalón habrá de crujir a tu primer paso.
Subirás lento, concreto
sin pisar la tabla suelta del suelo.
La puerta estará abierta, la vela encendida.

Conceiçao Lima

Santo Tomé 1962
 
 

abolir el tiempo

 
 
Cuando tú vengas (porque tú vendrás)
será para nuevos nacimientos.
Cerraremos las pupilas gemelas del sueño.
Seguiremos con la mirada navíos invisibles
contando hasta siete siete veces 
Y seremos pacientes impacientes
tormentosos apacibles porque de la palabra
al silencio y del silencio al aliento
habremos estado muy cerca de abolir el tiempo
Amina Säid  
Túnez – 1953
 

 


A %d blogueros les gusta esto: